Traductor

lunes, 25 de abril de 2011

Domingo de fiesta en Kirigueti



Hoy me he levantado muy bien, de muy buen humor y feliz de estar aquí. Había pasado un fin de semana de ánimos más planos por un asunto que tampoco viene al caso. La cuestión es que me he vuelto a adaptar a la vida de aquí. En eso ayuda mucho el cariño y la acogida de los habitantes de la Misión y de Kirigueti. Y ahora me centro de lleno en la nueva actividad que me han encomendado. De momento me están preparando el espacio donde tendré la oficina.

En la mañana de ayer acabé de dejar mi habitación bien ordenada y bien configurado mi internet. En Lima compré una antena que ahora me permite tener una buenísima conexión rápida y sin caídas y con más horas de conexión a parte de cuando se enciende el motor.

Ayer domingo se celebró la fiesta de Pascua y el final de las vacaciones de Semana Santa que comparadas con las que tienen los estudiantes catalanes aquí son cortísimas, solo jueves y viernes y el fin de semana.

Para festejar el día se mató a una vaca el sábado y se preparó la carne para hacer una comida comunitaria. Durante la mañana se ha hecho un gincana para los niños y niñas de Kirigueti que han preparado los profesores. El día ha sido bastante soleado y ha hecho calor aunque yo la he sentido normal pero si me he duchado unas cuantas veces.




A la una y media hemos tenido la comida que han preparado algunos miembros de la comunidad. El menú consistía en arroz, carne de vaca, plátano sancochado o yuca hervida y un vaso de chicha morada. Se han formado una cola bien larga para recoger el almuerzo




Cada uno se ha buscado el lugar más cómodo donde comer mientras escuchábamos música, charlábamos. Y en toda fiesta en Kirigueti lo que no puede faltar es el campeonato de fútbol de mujeres y hombres. Juegan a pleno sol, antes y después de comer sin descanso. El campeonato acabo pasadas las cinco de la tarde.



Abrazos y besos

2 comentarios:

  1. Nosaltres (si més no, jo sí), també hem notat molt la teva absència a Kirigueti, acostumats a llegir sovint les teves petites cròniques.

    En ocasió de festes tan senzilles com la que descrius, més d'un cop envejo sanament d'estar allà amb tots vosaltres; però al capdavall no sé si en seria capaç. Qui sap, potser algun dia faré alguna cosa semblant. Ara per ara, n'hi haurà prou que passi tres setmanes a Menorca amb les nostres germanes, que també els cal una mica d'ajut. Em duré, no cal dir-ho, internet mòbil per poder-te seguir puntualment. La Lluïsa s'ocuparà de les gates, ai, em farà molta pena deixar-les tants de dies, em fan molta companyia i ric molt amb elles...

    ResponderEliminar
  2. La senzillesa d'aquesta gent transmet molt i omple molt. No calen grans gales ni aliments suculents per passar una bona diada.

    ResponderEliminar

* Tienes que "seleccionar perfil"
* Clica sobre "NOMBRE/URL"
* Escribe tu nombre en el espacio "NOMBRE"
* Clica sobre "CONTINUAR"
* Finalmente clica sobre: "PUBLICAR COMENTARIO"

Muchas gracias por participar!