Traductor

jueves, 22 de septiembre de 2011

Hasta otra!


En unas horas cogeré los vuelos de regreso, el primero a Paris y el segundo a Barcelona. Atrás dejo todos estos meses vividos en el Perú y más concretamente en la comunidad nativa. Me llevo muchas experiencias y recuerdos y muchas personas con las cuales he interactuado.

Y regresando  a mi tierra cierro este blog hasta otra oportundad en la que viaje de nuevo por estas tierras.

Gracias a todos los que me habéis seguido.

Abrazos y besos.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Pueblos no contactados y petroleras (parte IX)




Sobre el respeto a la cultura.

Si algo me dejaron claro Migtzero, Víctor, Leonidas, Valentín, Joshé y otros líderes de Montetoni cuando llegué la primera vez es que querían que su cultura fuera respetada y que se comprendiera su forma de vida. A la par de todo esto, el gran hombre que fue Migtzero me fue mostrando las necesidades de su pueblo y su gente, sus aspiraciones y su capacidad para comunicarse y relacionarse de tú a tú con otras gentes. Tuve la suerte de visitar con él varias comunidades y verle compartir experiencias suyas y llenarse de las de los demás. Le he visto con su hijo Dionisio separarse de mí para tener sus conversaciones y tomar nota de lo que les gustaba y de lo que no. Y le he visto movilizar a su pueblo para desarrollarse según sus propia forma de entender la vida, y le he visto corregirle en los errores. Creo que este esfuerzo por mantenerse en su propia forma de entender la vida y relacionarse con la naturaleza y los demás debe de ser respetado. Es un derecho que todas las instituciones que queramos interactuar con la población de la Reserva debemos de tener muy claro, y no podemos imponer nuestros propios objetivos por encima de este derecho fundamental de los pueblos a ser respetados en sus costumbres y valores tradicionales.

La población de Montetoni, Marankiato y Sagondoari ha sabido reaccionar ante esta invasión cultural y ha sabido mostrar su rechazo cuando no se ha sentido respetada. El primer caso fue con la escuela. Una primera institución educativa fue expulsada de la comunidad de Montetoni y posteriormente también de Marankiato por no respetar sus costumbres y ejercer abusos sobre la población. Esto ocurrió a finales del siglo XX. En la actualidad, tanto en Montetoni como en Marankiato la escuela goza de buena acogida por parte de la población, y Sagondoari demanda también su presencia. Y otro caso ha sido el rechazo de la población a los planes de planificación familiar impuestos por el MINSA, en concreto por el grupo AISPED. Las mujeres de Montetoni cuentan cómo en ocasiones fueron engañadas y se les aplicaron inyecciones que supuestamente les evitarían enfermarse. Pasando los meses las mujeres se dieron cuenta de que habían recibido anticonceptivos sin saberlo ni quererlo. La reacción fue el negarse a ser atendidas y tratadas por el personal sanitario ante el miedo a dejar de tener hijos. En este momento, existe un compromiso verbal por parte del responsable de la Microred de Camisea por respetar los derechos de salud reproductiva de la población, aceptando la propia concepción de la vida y sin imponer esquemas no aceptados por la población.

El defender el derecho de estos pueblos a no ser encerrados en un gueto y a no ser excluidos de los derechos ciudadanos no quiere decir que se esté abogando por una colonización geográfica ni cultural. Considero que el Estado debe ejercer un papel de velador por todos sus ciudadanos y de una manera especial por estos pueblos por ser más vulnerables. Pero este rol debe traducirse en buscar unas mejores condiciones de vida de estos pueblos en constante diálogo con ellos, favoreciéndoles en sus legítimas aspiraciones.

Con respecto a los pequeños grupos familiares que permanecen autónomos en el monte habiendo quedado descolgados de la propia sociedad indígena (me refiero a grupos como el de Claudio, Regino, Mateo y Marcos que ya he citado), considero que deben ser respetados y no deben ser molestados. Ahora bien, considero también que es de justicia que les lleguen misivas de sus propios paisanos, anunciándoles que ya no tienen por qué mantenerse escondidos y que pueden sumarse al carro del resto de la sociedad indígena, restablecer las relaciones de intercambios, alianzas y comercio. Que puedan elegir libremente dónde y cómo vivir, y que nadie les prohíba ni les imponga una barrera o una frontera, ni geográfica, ni cultural. No cabe ni encerrarlos en un zoológico cual animales de experimento o reliquias de culturas primitivas, muestras únicas para los investigadores sociales, como tampoco es legítimo forzarles a un estilo de vida no deseado, y mucho menos molestarles en sus territorios para sacar el gas o petróleo que pueda haber bajo sus chozas.

David Martínez de Aguirre.

 


Ahora quiero hablar yo. Ahora Indepa ha venido aquí. ¿A qué has venido? ¿Por qué no has traído contigo al padre? Tienes que traerlo contigo aquí para que él nos aconseje de lo que nos dices, porque él nos ayuda. Queremos que si vienes en helicóptero le traigas, si no, tú vas a venir por río también. Tienes que sufrir y jalar la canoa y acostumbrarte a venir por el río. ¿Por qué vienes en helicóptero? ¿Por qué tienes que venir en helicóptero? Por río tienes que venir. Por río tienes que venir. ¡Eso mismo! ¡Por río tienes que venir! Antes me has prometido traer un motor, motor y escuela. ¿Y dónde está tu promesa? No hay ninguna ayuda. Eres un mentiroso. Ahora cuando te vas a dónde tú vives te olvidas de nosotros. Cuándo te has bajado del helicóptero ¿qué has bajado? ¿Motor? Nada, no has traído nada. Has venido a reunirnos por gusto. Ahora sigues reuniéndote con nosotros y nuestros paisanos. Ya que estamos aquí reunidos te decimos que sigas haciendo lo mismo. La vez pasada yo te dije que queríamos tener DNI, que todos mis paisanos tengan DNI. Queremos que venga registrador para que inscriba a todos mis paisanos. Que venga registrador. Ahora no quiero que vuelvas a engañarme. Lo que quiero ahora es tener mi territorio en la reserva. A todos nos tienes que reconocer nuestro territorio para que a nosotros no nos miren como a huanganas. Somos seres humanos, somos personas. Lo que nos dicen “nanti”¿qué será “nanti”? Nosotros somos matsiguengas. Para que no digas otra cosa, yo soy paisano, soy matsiguenga. Tú has venido y nos has engañado porque nos dices te voy a ayudar, te voy a ayudar. Te voy a dar calamina y las cosas que tú quieras. Estarás engañando. Yo quiero al padre porque él me ayuda, nos visita. Él viene acá y nos conoce. Cuando tú vienes, él debería estar también aquí para que nos escuche lo que estamos hablando y no nos engañes más. No sigas engañando, pues no vale decir mentiras. Acuérdate, mira lo que engañaste. Has engañado antes arriba (en Montetoni) cuando aterrizaste, has engañado diciendo “te vamos a dar gasolina” “montón de cosas”. No vale lo que has dicho. Lo que quiero ahora es tener nuestro territorio en la Reserva, todos. Todos mis paisanos como Marankiato, todos queremos tener nuestro territorio para que tú no me engañes más. Gracias.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Pueblos no contactados y petroleras (parte VIII)




Actividades ocultas en la Reserva y fuera de ella.

En el mes de setiembre de 2010 los habitantes de Montetoni me preguntaron reunidos en asamblea a qué se debían los constantes vuelos en las cabeceras de la quebrada Kuría. Dicha quebrada nutre al Camisea en sus cabeceras por la margen izquierda, y nace en los cerros cuyas quebradas nutren también al Cashiriari y al Timpía. En reunión con la empresa Pluspetrol me informaron que ellos no tenían actividades por la zona. Más tarde pregunté a relacionistas comunitarios de Petrobras y Véritas (subcontratista que realiza labores de sísmica para las diferentes empresas) a ver si eran ellos, y tampoco tuve respuesta. Investigué y Repsol tampoco tiene sus lotes en esa área. Posteriormente, en el mes de enero de 2011, los comuneros de Montetoni reportaron continuados vuelos de helicópteros en dirección a las cabeceras de Manú, en pleno parque. Hablaban de hasta cinco y seis helicópteros sobrevolando de forma continuada. “Iban a Manú, pero no regresaban todos”. Ante las informaciones seguí insistiendo en mis preguntas a las mismas empresas, pero de nuevo negaron actividades propias en la zona. En el mes de abril, nuestros amigos a quienes llamamos Regino, Mateo, Claudio y Marcos, nos avisaron que en las cabeceras de Manú (suponemos que en pleno parque del Manú) había ruidos de motosierras, se estaban haciendo caminos largos y estrechos que se entrecruzaban en diferentes direcciones y había sogas colgadas de las que colgaban otras sogas… Evidentemente que ellos nos sabían de qué se trataba, pero en el Bajo Urubamba, a fecha de hoy, cualquier matsiguenga sabe que cuando eso ocurre es que se están haciendo actividades de sísmica. ¿SÍSMICA EN PLENO PARQUE DEL MANU? Escribí a uno de los asesores del Ministerio de Energía y Minas reiteradas veces, pero nunca obtuve respuesta.

David Martínez de Aguirre. 




Ahora quiero hablar yo. Ahora Indepa ha venido aquí. ¿A qué has venido? ¿Por qué no has traído contigo al padre? Tienes que traerlo contigo aquí para que él nos aconseje de lo que nos dices, porque él nos ayuda. Queremos que si vienes en helicóptero le traigas, si no, tú vas a venir por río también. Tienes que sufrir y jalar la canoa y acostumbrarte a venir por el río. ¿Por qué vienes en helicóptero? ¿Por qué tienes que venir en helicóptero? Por río tienes que venir. Por río tienes que venir. ¡Eso mismo! ¡Por río tienes que venir! Antes me has prometido traer un motor, motor y escuela. ¿Y dónde está tu promesa? No hay ninguna ayuda. Eres un mentiroso. Ahora cuando te vas a dónde tú vives te olvidas de nosotros. Cuándo te has bajado del helicóptero ¿qué has bajado? ¿Motor? Nada, no has traído nada. Has venido a reunirnos por gusto. Ahora sigues reuniéndote con nosotros y nuestros paisanos. Ya que estamos aquí reunidos te decimos que sigas haciendo lo mismo. La vez pasada yo te dije que queríamos tener DNI, que todos mis paisanos tengan DNI. Queremos que venga registrador para que inscriba a todos mis paisanos. Que venga registrador. Ahora no quiero que vuelvas a engañarme. Lo que quiero ahora es tener mi territorio en la reserva. A todos nos tienes que reconocer nuestro territorio para que a nosotros no nos miren como a huanganas. Somos seres humanos, somos personas. Lo que nos dicen “nanti”¿qué será “nanti”? Nosotros somos matsiguengas. Para que no digas otra cosa, yo soy paisano, soy matsiguenga. Tú has venido y nos has engañado porque nos dices te voy a ayudar, te voy a ayudar. Te voy a dar calamina y las cosas que tú quieras. Estarás engañando. Yo quiero al padre porque él me ayuda, nos visita. Él viene acá y nos conoce. Cuando tú vienes, él debería estar también aquí para que nos escuche lo que estamos hablando y no nos engañes más. No sigas engañando, pues no vale decir mentiras. Acuérdate, mira lo que engañaste. Has engañado antes arriba (en Montetoni) cuando aterrizaste, has engañado diciendo “te vamos a dar gasolina” “montón de cosas”. No vale lo que has dicho. Lo que quiero ahora es tener nuestro territorio en la Reserva, todos. Todos mis paisanos como Marankiato, todos queremos tener nuestro territorio para que tú no me engañes más. Gracias.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Salida de Kirigueti




Ha llegado el día de dejar Kirigueti no de manera definitiva, claro, pero sí en esta oportunidad. Ahora voy a desayunar, acabar de alistar las cosas y a las 8:30 ya estaré en la garita para esperar la chalupa que vendrá de Sepahua para llevarme al campamento de Malvinas y de ahí el vuelo a Lima.

Como habrá un regreso a Kirigueti la despedida ha sido diferente y así ni escribo de ello. Las despedidas siempre son tristes,,,

Estos días he tenido bastante trabajo y algunas reuniones algo pesadas. En Lima estos días además de disfrutar de la ciudad acabaré algunas gestiones que están por terminar. Y lo curioso es que ahora tengo que tomar unas pastillas para desparasitarme!! yo le había dado a mi gato ese tipo de pastillas pero ahora quien se las tiene que tomar soy yo. Espero acabar con todo bicho que tenga en mi interior porque estas últimas semanas estoy con algunas molestias estomacales.

Bueno, me voy a desayunar que si no no llego!

Abrazos y besos.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Pueblos no contactados y petroleras (parte VII)



La gran paradoja (II)

El segundo conflicto se generó en mayo cuando la empresa Pluspetrol e Indepa ingresan a Marankiato y allí se encuentran con buena cantidad de la población de los tres asentamientos, pues Montetoni y Sagondoari habían escuchado por radio, que iba a ir el helicóptero y todos concurrieron a Marankiato con la excusa de un partido de fútbol. Allí hicieron escuchar su reclamo a decidir sobre sus propios territorios, a ser considerados personas con todos sus derechos y reclamaron a Indepa todas sus desatenciones y promesas incumplidas. El grito de Dionisio: “yo no soy una huangana” terminó con el molesto gesto de Tekori quien untó con achiote los rostros y ropas del personal de Indepa y de la empresa.

En el fondo, el conflicto tiene total relación con el gran tema a debate a nivel nacional: el derecho de los pueblos indígenas a ser consultados cuando se realizan actividades extractivas en sus territorios.  Pero además de esto, hay otro problema particular de la Reserva, y es que estos pueblos por ser considerados “no contactados” no tienen personería jurídica y no tienen derecho a su territorio, porque quien detenta la posesión es el Estado peruano y, en su nombre, el Indepa. Esto significa que en estos momentos, la consulta sobre la idoneidad de las actividades de las empresas no se está realizando a los pueblos indígenas de la Reserva, sino al Indepa, es decir, al Estado. En estos momentos, los pueblos de la Reserva ¡no tienen el derecho a pronunciarse sobre las operaciones que las empresas realicen en sus territorios! Pudiera ser que la empresa por decisión propia lo haga, bien por convicción o bien para evitar conflictos. Pero no tiene obligación legal de hacerlo. Quien decide directamente es el Estado. Y de la misma manera, los pueblos de la Reserva no tienen el derecho a establecer convenios y firmar acuerdos con las empresas, sino que es el propio Estado quien lo tiene.

Entonces yo me pregunto: ¿será intencionado el defender que estos pueblos son “no contactados” y que este “no-contacto” forma parte de su esencia? Porque claro, si mantenemos que son “no-contactados”, se mantiene todo el discurso que sigue, y es que necesitan que el Estado les “tutorice” y que alguien tome decisiones por ellos. Pero si de repente dejan de ser “no-contactados”, entonces ya no sería el Estado quien toma las decisiones, sino los mismos pueblos. Y tampoco sería el Indepa quien maneje los suculentos fondos de las compensaciones, sino los propios pueblos. Pero el asunto se complica más, porque si mantenemos que los pueblos son “no-contactados” las operaciones de las empresas extractivas tienen una peor imagen social y hay gran presión nacional e internacional para evitar este tipo de intervenciones en territorios de pueblos indígenas no contactados. Pero si decimos que ya no son “no-contactados” habría menos dificultades para favorecer la explotación de hidrocarburos al interior de la Reserva.

Como podemos ver, la cosa no es tan sencilla y tiene sus complicaciones. Y pienso yo, que esta situación es la que explica la gran paradoja de que las grandes dificultades que la población encuentra para hacer valer sus derechos, se tornan en facilidades y permisos favorables a las empresas, de modo que mientras las leyes de la Reserva son muy restrictivas contra la propia población cuando reclama sus derechos a la educación, la salud, a la ciudadanía (obtener un DNI), a la personería jurídica, a obtener un título de propiedad comunal, simultáneamente se tornan flexibles cuando se trata de permitir el ingreso de las empresas hidrocarburíferas que operan al interior de la misma. Una luz más para comprender el grito del jefe de Montetoni Dionisio Otega Pankari, “no-contactado” con DNI Nº: 45278473.

Por último quiero recordar que la reserva tiene un carácter transitorio y está llamada a desaparecer, es decir a que los propios pueblos que viven en su interior adquieran su personería y sus respectivos títulos de propiedad. ¿Será intencional el obviar este carácter transitorio de la Reserva?

David Martínez de Aguirre 




Ahora quiero hablar yo. Ahora Indepa ha venido aquí. ¿A qué has venido? ¿Por qué no has traído contigo al padre? Tienes que traerlo contigo aquí para que él nos aconseje de lo que nos dices, porque él nos ayuda. Queremos que si vienes en helicóptero le traigas, si no, tú vas a venir por río también. Tienes que sufrir y jalar la canoa y acostumbrarte a venir por el río. ¿Por qué vienes en helicóptero? ¿Por qué tienes que venir en helicóptero? Por río tienes que venir. Por río tienes que venir. ¡Eso mismo! ¡Por río tienes que venir! Antes me has prometido traer un motor, motor y escuela. ¿Y dónde está tu promesa? No hay ninguna ayuda. Eres un mentiroso. Ahora cuando te vas a dónde tú vives te olvidas de nosotros. Cuándo te has bajado del helicóptero ¿qué has bajado? ¿Motor? Nada, no has traído nada. Has venido a reunirnos por gusto. Ahora sigues reuniéndote con nosotros y nuestros paisanos. Ya que estamos aquí reunidos te decimos que sigas haciendo lo mismo. La vez pasada yo te dije que queríamos tener DNI, que todos mis paisanos tengan DNI. Queremos que venga registrador para que inscriba a todos mis paisanos. Que venga registrador. Ahora no quiero que vuelvas a engañarme. Lo que quiero ahora es tener mi territorio en la reserva. A todos nos tienes que reconocer nuestro territorio para que a nosotros no nos miren como a huanganas. Somos seres humanos, somos personas. Lo que nos dicen “nanti”¿qué será “nanti”? Nosotros somos matsiguengas. Para que no digas otra cosa, yo soy paisano, soy matsiguenga. Tú has venido y nos has engañado porque nos dices te voy a ayudar, te voy a ayudar. Te voy a dar calamina y las cosas que tú quieras. Estarás engañando. Yo quiero al padre porque él me ayuda, nos visita. Él viene acá y nos conoce. Cuando tú vienes, él debería estar también aquí para que nos escuche lo que estamos hablando y no nos engañes más. No sigas engañando, pues no vale decir mentiras. Acuérdate, mira lo que engañaste. Has engañado antes arriba (en Montetoni) cuando aterrizaste, has engañado diciendo “te vamos a dar gasolina” “montón de cosas”. No vale lo que has dicho. Lo que quiero ahora es tener nuestro territorio en la Reserva, todos. Todos mis paisanos como Marankiato, todos queremos tener nuestro territorio para que tú no me engañes más. Gracias.